lunes, 14 de marzo de 2011

BOLETÍN CUARESMA 2011 - LOS QUE AYUDAN POR FUERA

Hace poco se celebró un nuevo Cabildo de Elecciones y todos los soleanos deberíamos ser conscientes de lo que implica y significa esa efeméride. Estamos hablando del momento en el que cedemos el timón de nuestra Hermandad a un capitán y a su cuerpo de marineros, para que ellos velen por nuestro infinito patrimonio y nos hagan navegar y no naufragar en los valores cristianos que Jesucristo nos enseñó.

Para bien o para mal, las personas que están dispuestas a sacrificarse por el bien común día tras día no salen de debajo de las piedras. Nunca falta gente para ello, pero tampoco se puede decir que haya “avalancha”. Por esta razón, no estaría de más que valoráramos en su justa medida el trabajo de todas las Juntas de Gobiernos anteriores y de las que están por llegar, y sobre todo, el trabajo incansable de todas aquellas personas, que a la sombra de una Junta de Gobierno, y sin ostentar cargo alguno, se afanan desmesuradamente en enaltecer esta Hermandad.

Es comprensible que algunas veces no comulguemos con sus formas de proceder, porque al fin y al cabo cada uno somos de nuestro padre y nuestra madre, y tenemos una opinión particular. Pero lo que está fuera de toda duda es que aquellos que trabajan por y para la Hermandad poseen un mérito enorme. Lo hacen porque no pueden abandonar el sentido de la responsabilidad, porque sus ganas de estar cerca de los Titulares durante los 365 días del año son ilimitadas y porque tienen mil ideas para hacer una Hermandad mejor. No hace falta recordar que lo hacen de manera desinteresada y movidos única y exclusivamente por el corazón.

No cuesta nada ponerse un bonito traje el Viernes Santo y emocionarte al ver pasar al Señor de los Afligidos o a la Virgen de los Dolores; en cambio, organizar y preparar todo lo referente a la cofradía, contratar las bandas, poner las flores, limpiar la plata, o incluso estar pendiente de la meteorología, sí requiere algo más. De igual modo es placentero tomarte unas tapas en la caseta los días de Festividad en un ambiente idílico, pero meterte detrás de una barra a cocinar, servir, fregar, decorar la caseta, adornar el pueblo, organizar la tómbola, la Romería, etc... es otra cosa distinta. Y a veces nos quejamos inconscientemente cuando las cartas o el boletín nos llegan un pelín más tarde, sin tener en cuenta que NO los reparte una empresa de mensajería. Además, esa misma celeridad que exigimos se vuelve en contra nuestra cuando se nos va el santo al cielo y nos retrasamos al pagar las cuotas de hermanos o en inscribirnos para participar en cualquier culto.

En resumen, todos somos humanos, interdependientes e iguales de importantes. Ahora que comienza un nuevo ciclo para una nueva Junta de Gobierno, unámonos a ella al igual que toda esta gente de la que he hablado anteriormente y que hace de su hermandad, SU VIDA. Nuestra Hermandad seguirá por buen camino si no cometemos la equivocación de hacer más hincapié en lo que nos diferencia que en lo que nos une, que es que somos SOLEANOS desde siempre, para SIEMPRE y para TODO.

El Diputado de Juventud:

D. Francisco José López López

No hay comentarios:

Publicar un comentario