miércoles, 7 de marzo de 2012

BOLETÍN CUARESMA 2012 - EL DESCANSO JUNTO A NUESTROS TITULARES

Con frecuencia he podido observar la necesidad de muchos de descansar junto a nuestros Titulares. Tu sabes que lo mejor que podemos dar es nuestra persona. De ahí, la falta de muchos que ponen otras cosas por medio, y la de tantos que nos utilizan, próximos al ejemplos no deseados, conductas reprochables y sin tenor a reconocer que todo es lo mismo.
Descansar junto a su Altar puede ser una experiencia inolvidable, necesaria y sorprendente, la cual quiero descubrirte: El Señor nos invita a descansar en un sitio tranquilo. Al atardecer, cuando la Parroquia abre sus puertas, colocado delante de su Altar, el sol entra por la vidriera del fondo acercándose a ti, y la sombra de nuestro ser se alarga hasta la urna en la que un Cristo yacente recoge tu aflicción.
La vida es agotadora cuando nos la pasamos luchando en contra de la evidencia de no poder cambiar lo que está en nuestras manos. Nos desvelamos por resolver lo que no podemos, y evitamos solucionar lo que si.
Descansar es estar y vivir siempre en el amor, el descanso es la clave para vivir: la persona que se siente agotada y sin fuerzas, en el fondo, su calidad de vida impide disfrutar de lo real, de lo auténtico de la vida, pensando en el mañana y olvidando el presente, se deprime fácilmente. Todo esfuerzo por pequeño que sea, le parece un mundo.
La solución de problemas y conflictos parten de uno mismo, así como la manera de emplear nuestro descanso. María nos invita a descansar con ella. Seguimos delante de su Altar, y después de haber iluminado su base, el sol sigue su trayectoria hasta llegar a ella, señora de dolores y soledades. Dime como te cansas y descansas y te diré cual es el sentido de tu vida: adaptarse cuando todo cambia tan rápido, comunicarse cuando hacemos el espacio común, islas dominadas por la televisión, el ordenador y el equipo de música; cuando formamos parte de un sofá o utilizamos el trabajo para no atender a los demás.
Todos debemos crecer junto a otras personas aportando lo mejor que llevamos dentro: dime donde buscas tu descanso y te diré como vives el conjunto de tu existencia. La clave del descanso en nuestra vida es nuestra identidad. Quien descansa con su familia y con las personas que ama, encuentra su descanso. Descubre el espíritu de descanso. Miramos a la vidriera queriendo atrapar el último rayo de sol que ilumine su cara. Entre penumbras, la urna se oscurece y solo se define el contorno de la Virgen. Fundidos en la oscuridad se recrean los momentos vividos y descubrimos nuestro lugar junto a nuestros Titulares.
Ellos nos invitan a un descanso al alcance de todos. Vivir sin agobios y sin tener que esforzarnos mucho para dar la talla de unas exigencias que muchas veces somos los que las hemos creado. Es necesario volver al descanso ofreciendo a los demás no el tiempo que te sobra, sino el que te falta, que es vivir sin agobios, fuera de egoísmos y con un corazón bueno, manso y humilde.

El Prioste Primero:
D. Plácido López Morán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario