martes, 20 de febrero de 2018

BOLETÍN CUARESMA 2018 - ELLA SIEMPRE ESTÁ EN NUESTROS CORAZONES


Esa frase… “Ella siempre está en nuestros corazones”, trataba de explicarnos nuestro Párroco y amigo Fermín en la tarde el pasado 27 de octubre, en una multitudinaria despedida a nuestra Bendita Madre de los Dolores, que se marchaba al corazón de Triana para ser intervenida por las manos de D. Pedro Manzano.
Un adiós anunciado tras varios y difíciles Cabildos extraordinarios, pero que sin darnos cuenta llegó.
Todo se preparó con el más mínimo recelo: a nivel burocrático se recopiló toda la documentación para la retirada del culto de la Devota Imagen, el coro ensayó sus mas bellas plegarias para ofrecérselas a la madre de Dios, un altar minucioso y cuidado para que la reina de Albaida presidiera su bello rincón en la Parroquia, lecturas y moniciones acordes a lo que se iba a vivir, además de todo el dispositivo de traslado de la Virgen hasta el taller.
Todo estaba a punto a las 5 y media de la tarde de aquella otoñal tarde del viernes 27 de octubre de 2017.
Desde ese momento el tiempo comenzó a apresurarse, se abrieron las puertas de la Parroquia y casi en masa, se iban llenando todos sus rincones, para asistir a una de las eucaristías mas emotivas que recuerde. Las lágrimas en los ojos de la gente y las voces resquebrajadas de los lectores lo decían todo.
Ante tales sentimientos, nuestro Director Espiritual en su Homilía puso un rayo de luz y esperanza a esa pena, nos hizo darnos cuenta de que Ella solo se marchaba físicamente para volver pronto y mucho más remozada, radiante y bonita de lo que se iba, pero que… “Ella siempre está en nuestros corazones”, siempre que cerremos nuestros ojos podremos acudir a Ella tal y como si la tuviéramos delante.
La Eucaristía fue seguida del acto de mayor acercamiento a la Bendita Imagen, el pueblo quería besar a su Reina y despedirse de Ella, largas colas, que no solo de besos, sino lágrimas, rezos, súplicas… llenaron durante más de tres horas las naves del templo.
El punto y final y con la Parroquia ya vacía, lo puso la Junta de Gobierno, camareras y allegados, que cerca de la media noche y como dice la canción… “entre llantos, rezos, vivas y oraciones”, se despidieron íntimamente de la que un día los puso en su camino.
A las 7:30 horas de la mañana del domingo 28 de octubre de 2017, la Reina de Albaida ya pisaba suelo Trianero, en su taller, en la que está siendo su casa durante 127 días, pero que pronto, muy pronto dejará de serlo para hacerse visible aquí, en el Trono privilegiado y perpetuo que, desde tiempo inmemorial, le tiene construido a base de amor este pueblo de Albaida.

El Teniente de Hermano Mayor:

D. Francisco José López López.

No hay comentarios:

Publicar un comentario